viernes, 30 de noviembre de 2007

Embrace the fear


(vídeo añadido al finalizar el viaje)


Despues de la visita a los glaciares nos dirigimos a Queenstown, capital mundial de los deportes de riesgo. Aqui fue el primer lugar en el mundo donde se hizo puenting, en la foto podeis ver el puente desde el que se realizo el salto. Todo esta impregnado de este afan de aventura y cualquier deporte raro que se te ocurra para descargar adrenalina seguramente lo podras realizar aqui.





A la manhana siguiente de llegar nos fuimos a casa de Paul y Heidi, una pareja que habiamos conocido en el barco de Abel Tasman y que nos invito a desayunar a su casa. Tipico desayuno ingles con unos pancakes rellenos de platano caramelizado y nata. Estaba buenisimo (solo hace falta ver a Paul comiendoselo), aunque un poco excedido de calorias.




Asi que al dia siguiente nos toco nuestra racion de adrenalina (no podia ser menos en Queenstown). Mas que una racion fue una sobredosis porque fue una locura total pero irrepetible. Alla fuimos a hacer los tres la mayor burrada de nuestro viaje, con mucha diferencia respecto a la segunda. Nos llevaron a un lugar idilico, donde tuvimos que esperar un buen rato para calmar un poco los nervios, incluso podiamos jugar un ajedrez gigante para relajarnos.


Asi que nos subieron a una avioneta, desde donde podiamos ver un paisaje alucinante de los alrededores de Queenstown (lo que nos permitia los nervios) lleno de lagos y montanhas con picos nevados. Ascendimos hasta 12.000 pies (casi 4 km de altitud). En la avioneta ibamos Juan, Marta y yo y, llego el momento!!!! Primero fue Juan y luego me toco a mi. Sentado con mi instructor en el borde del avion, con las piernas colgando hacia afuera: 1, 2 y ...3!!!! Saltamos al vacio desde un avion a casi 4 km de altura, QUE PUTA LOCURA!!!!



Los primeros diez segundos de descenso fueron una experiencia inenarrable, una sobredosis de adrenalina. Yo no suelo gritar en estas cosas de montanhas rusas, ni cuando me tire desde la torre de Auckland, pero aqui me salio un grito de dentro que no pude controlar, AAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHH!!!!! Es imposible explicarlo con palabras, una sensacion en el cuerpo que no habia sentido en mi vida (y no creo que vuelva, a no ser que repita). Una aceleracion impresionante con el aire pegandote en la cara cada vez con mas fuerza. En estos primeros segundos de caida aun no estas estabilizado, esto ocurre cuando el monitor lanza un mini paracaidas, que mas que frenar, lo que hace es ayudar a estabilizarnos horizontalmente, y permite que en ningun momento se supere la velocidad de 200 km/h (no sabemos el motivo de no querer superarla, aunque sea una velocidad mas que suficiente, no creeis?).











El descenso en caida libre duro unos 40 segundos, que fue lo mejor de todo. Una vez estabilizados era curioso tener al camara pegado en ti, que incluso le puedes dar la mano, mientras caes a esa velocidad endiablada. Hay que decir que tener al camara tambien te ayuda a tener una referencia y (casi) parecer que lo que estas haciendo es (casi) normal. REALMENTE IMPRESIONANTE. Durante la caida la verdad es que no te da mucho tiempo a captar la grandiosidad de las vistas que tienes al alcance de los ojos y el cuerpo simplemente trata de acostumbrarse a esta nueva situacion a la que no esta acostumbrado



Luego llega el momento de lanzar el parapente y aqui ya aparece el relax, un vuelo tranquilo de unos 10 minutos en el que ya te puedes fijar en las vistas. Me recordo mucho a cuando vole en ala delta en Rio. Ademas, tuve la suerte de poder saltar con mis gafas, que si no, con lo cegato que estoy, no veria casi nada. Durante ese dia no hicimos nada que requiriese gran esfuerzo pero lo curioso es el cansancio que sentiamos los tres despues de haber saltado. Parece ser que, aunque no sea mucho ejercicio fisico, es un subidon tal para el cuerpo que te provoca este tipo de relajacion posterior. A la vuelta os ensenhare el dvd del salto, que es una pasada.

Los tres salimos mas que convencidos de la experiencia vivida, y a mi me duro unas cuantas horas la sonrisa de oreja a oreja. Ya se que estareis pensando que estoy como una cabra, pero os lo recomiendo a tod@s. Y no solo es la caida libre, sino que volamos en parapente y nos dieron una vuelta en avioneta, al final fue como un 3 en 1.En casa seguramente no lo haria pero es que en NZ parece que existen unas ganas de aventura en el ambiente que te obliga a hacer este tipo de cosas. Como ejemplo, deciros que en la primera companhia que intentamos contratar el salto estaba completo para todo el dia y en la nuestra quedaban pocas plazas.


Despues fuimos a cenar con Nick y con Leticia, una francesa que conocio Marta en el glaciar Franz Josef. Despues de saciar el apetito nos dirigimos al Minus 5, un bar con sucursales en todo el mundo, que esta todo hecho de hielo, incluidos los vasos, la barra, las paredes, alguna escultura,... El bar es propiedad de Absolut Vodka, asi que alli te ponen, con la entrada, un combinado de vodka. Un sitio curioso para visitar, aunque es mas una visita turistica que un sitio a donde ir a tomar algo; hay que reservar, solo tienes 20 min para estar, hay que pagar entrada,... pero vale la pena.


Despues seguimos camino hacia el sur. Los campos a los lados de las carreteras de NZ estan abarrotados de vacas y ovejas. Es curioso que este pais tiene una poblacion de 4 millones de habitantes humanos pero tiene en sus tierras, 40 millones de ovejas!!!! Otra curiosidad es que NZ, un pais tan verde y cercano a la naturaleza, no cumple el protocolo de Kioto de emision de gases a la atomofera, por que? Aunque suene a broma, por los gases que lanzan al aire todas sus vacas (es en serio, salio en el telediario). No se si Al Gore vendra por aqui a exterminar vacas, jejeje





Llegamos a visitar Milford Sound. Descubrimos que Sound en ingles es una entrada del mar sobre un valle fluvial, es decir, lo que nosotros conocemos como ria (hasta ahora nunca sabia como explicar en ingles lo que era la Ria de Vigo). Resulta que aunque se llame Sound, esto es en realidad un fiordo, es decir, una entrada del mar sobre un valle glaciar (no fluvial). Creo que los fans del Senhor de los Anillos lo reconoceran facilmente.





El fiordo se encuentra en un lugar recondito al que se accede por una carretera espectacular, de las mas bonitas que he visto en mi vida. Se tarda unas dos horas desde Te Anau, donde dormimos, si vas directo, pero la ida la hicimos haciendo diferentes paradas estrategicas, con muchos miradores, paramos en los Mirror Lakes (lagos espejo), recorrimos un bosque precioso en el que se podrian haber filmado muchisimas pelis de terror, hicimos un par de caminatas cortas... con tantas paradas nos llevo cerca de 4 horas.














Asi que despues de este trayecto, nos embarcamos en un crucero que recorre el fiordo durante unas dos horas. Paseo tranquilo en el que pudimos contemplar las maravillosas vistas, con las majestuosas montanhas que caen en picado al agua, hasta llegar a salir a mar abierto, al Tasman Sea, que es el mar que se encuentra entre NZ y Australia, y media vuelta al punto de partida.













Hay que decir que el tiempo no nos acompanho demasiado. La salida hasta el mar estuvo mas clara y sin lluvia pero la vuelta al punto de partido se complico bastante con lluvia y una niebla espesa. Aunque esto pueda parecer una putada, la verdad es que la niebla le daba un toque mistico y misterioso al paisaje que era una maravilla. Era un paisaje de pelicula, como podeis ver en las fotos que os pongo.















Ya veis que nuestras aventuras por NZ siguen siendo espectaculares y manteniendo el nivel bien alto. Os seguire contando mis aventuras.

Besos y abrazos a tod@s

Javier

Tambien en "El diario de Passepartout" (dos formas diferentes de contar las mismas aventuras)

6 comentarios:

canceleiro dijo...

En la publicidad del salto ponia el siguiente texto (de ahi el titulo de este post). Nos hemos pasado un buen tiempo (y aun seguimos) diciendo EMBRACE THE FEAR (abraza el miedo). Para los que sepan ingles:

EMBRACE THE FEAR

I must not fear
fear is the mind killer

Fear is the little death that brings
total obliteration

I will face my fear

I will permit it to pass over
and through me

And when it has gone past
I will turn the inner eye to see its path

Where the fear has gone
there will be nothing

Only I will remain

(Frank Herbert)

Anónimo dijo...

MAJARA eres cegato no estás y además también loco.

Imperial Tarraco . Con sólo subir al avión ya embrace the fear (and tears) and remain.

Pablo dijo...

Javi te voy reservando hora para saltar desde la Torre?

Un abrazo.

(Ya te contesté el mail, espero que lo hayas recibido porque tengo algunos problemillas ultimamente con Hotmail.)

paideleo dijo...

Tenhovos envexa. Xa lin o blogo de Juan e Marta e tenhovos envexa.
Seguide desfrutando e mostrando cousas curiosas.

olga dijo...

pero pero pero pero....jodio locooo!!!!!!la madre que... estás como una cabra!me alegro que nada te amedrente y que pruebes de todo(ejem).

Bicos

PIRRI dijo...

¿Y eso es cuidarte? ¡Estais locos!
¡Fotos impresionantes! Qué envidia, envidia, envidia .........., me dais

Besos